Como tener una buena relación con tu paciente

Para tener una buena relación terapeuta-paciente en tu espacio de masajeterapia, no basta con saber excelentes técnicas de tratamiento, tampoco que tu paciente te vea como un/a gran amiga/o.  Debes  manejar la relación en forma  profesional y empática, debes tener algo más que provoque su fidelidad terapéutica. Si brindas terapias de relajación aquí te dejo algunos consejos.

Nueve consejos para tener una buena relación con tu paciente

 

  • Trata a tu paciente como te gustaría que te traten a ti: el respeto y la cordialidad son importantes y valorados .
  • Sé puntual: atiende a tu paciente a la hora acordada, es muy molestoso  esperar para una cita terapéutica.
  • Utiliza la vestimenta adecuada: recuerda que es un espacio terapéutico, no una reunión social y debes proyectar bienestar.
  • Sé prudente: pregunta los datos necesarios para la terapia, no aspectos personales. Así como hay pacientes que hablan de su vida personal, también hay personas que no les gusta hablar , hay que respetarlos.
  • Además, es mejor no hablar de tu vida personal con tu paciente, si necesitas hacerlo, busca a una amiga, un familiar, etc.
  • Sé empático: muchos pacientes acuden a una terapia de relajación porque necesitan también hablar con alguien de las cosas que les abruma y preocupa. Por lo tanto escúchales sin preguntar y menos aún aconsejar. Si crees conveniente que la persona necesita una guía entonces remítele al profesional especializado en el área.
  • La honestidad: realiza lo que te corresponde, si tu paciente necesita un diagnóstico médico o tu terapia no es la adecuada para sus síntomas, pídele acudir al médico. Tu paciente agradecerá tu honestidad.
  • Gánate su admiración: para los pacientes , su terapeuta es una imagen a seguir .
  • Lo que el paciente piensa de ti: a menudo los pacientes con estrés piensan que el terapeuta que escogió para aliviar su malestar, sabe manejar adecuadamente sus emociones y tensiones y le piden consejos.

Con esto, quiero decir que si te decidiste ésta profesión a más de saber las técnicas de tratamiento, debes prepararte en otras áreas para mejorar tu alimentación, manejo de estrés,  ejercicio, gestionar tus emociones, etc.

Tu paciente debe saber que eres humano, y también tienes emociones ,y que eres susceptible al  estrés y malestares físicos, más, sin embargo tienes herramientas para mejorar.

En conclusión, lograrás una adecuada relación con tu paciente, actuando con ética profesional, y  respeto.

¡Suerte!